Día Internacional de la Niña: cómo viven ellas los efectos de la crisis de COVID-19
La pandemia puso en riesgo la infancia de 767 millones de niñas; 11 millones de ellas tal vez nunca regresen a la escuela
Niña estudiando

El informe sobre género del Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo de la UNESCO 2020 apunta que 180 millones de niñas han tenido acceso a la educación primaria o secundaria desde 1995 y que el número de alumnas en la educación superior incluso se ha triplicado en los últimos 25 años. Sin embargo, sumado a las desigualdades que aún persisten, las niñas de todo el mundo ven ahora su derecho fundamental a la educación amenazado por los efectos de la pandemia de COVID-19.

En el punto álgido de la crisis, los 767 millones de niñas confinadas en sus hogares, privadas de las comidas y el apoyo que les ofrecían sus escuelas, también corrían un mayor riesgo de matrimonio forzado, violencia doméstica y embarazo precoz. Por ejemplo, en varios países, los abusos sexuales por razón de género podrían haber aumentado en un 30%. 

Con motivo del Día Internacional de la Niña 2020, la Directora General de la UNESCO, Audrey Azoulay, publicó una declaración en la que convoca la movilización por el derecho a la educación y la igualdad de género y recuerda que, después de la crisis, es posible que 11 millones de niñas nunca regresen a la escuela.

Hace meses el Sector de Educación de la UNESCO advierte sobre el peligro que corren las niñas desde el comienzo del cierre de las escuelas. En un seminario web de la UNESCO, Suzanne Grant Lewis, directora del IIPE, enfatizó que "la evidencia muestra que tanto la educación como el género se descuidan en las respuestas a los brotes de enfermedades. Necesitamos prestar más atención a las dimensiones de género de los cierres de escuelas por coronavirus".

 

¿Cuáles son las dimensiones de género de los cierres?

Cargas domésticas

En muchas sociedades, las mujeres y las niñas asumen la mayoría de las tareas domésticas y de cuidado infantil no remuneradas, lo que tiende a aumentar cuando las escuelas y los lugares de trabajo cierren y las personas estén confinadas en sus hogares. Esto afecta a las mujeres, que constituyen la mayoría de la fuerza docente en muchos contextos, así como a las niñas, que no pueden continuar su aprendizaje a distancia.

Demandas de salud

Las mujeres y las niñas constituyen la mayoría de la fuerza laboral de la salud, ya sea remunerada o no. Por lo tanto, están más expuestos al coronavirus, ya sea que cuiden a otros en el hogar o en centros de salud. Por ejemplo, los datos muestran que en España e Italia, respectivamente, 72% y 66% de los trabajadores sanitarios infectados son mujeres.

Violencia doméstica

Los riesgos para la salud de las niñas que ya no pueden asistir a la escuela no se limitan al virus en sí. Sin la escuela –un lugar seguro y educativo– como escapatoria, el confinamiento en el hogar significa que existe un mayor riesgo de violencia doméstica y abuso sexual. Los datos disponibles hasta ahora indican que las tasas de violencia doméstica han aumentado en países tan variados como Argentina, Francia y Singapur.

Salud sexual y reproductiva

Tras el virus del Ébola, Sierra Leona vio un enorme aumento de los embarazos en la adolescencia que, según los propios niños, estaba directamente relacionado con el cierre de escuelas. En algunas comunidades, el embarazo será una barrera permanente para que una niña regrese a la educación incluso una vez que termine la crisis de COVID-19. Además, durante la crisis, es probable que los recursos e instalaciones de maternidad y reproducción se redirijan para contrarrestar la pandemia, lo que representa amenazas adicionales para la salud y la seguridad de las adolescentes y mujeres jóvenes.

 

¿Qué se puede hacer para superar estos problemas?

Con estos problemas en mente, y sabiendo que es menos probable que las niñas regresen a la escuela después de una ausencia prolongada, las autoridades educativas deben tomar medidas para evitar una reversión desastrosa del progreso reciente en el aprendizaje de las niñas y las mujeres. En sus comentarios iniciales, la Sra. Grant Lewis advirtió que la COVID-19 exacerbará las desigualdades de género, e instó a las comunidades a actuar rápidamente, sugiriendo una serie de medidas que incluyen:

 

1. Asegurar una representación equitativa de mujeres y hombres en la toma de decisiones relacionadas con la crisis y aprovechar la experiencia de las mujeres;

2. Producir datos sensibles al género relacionados con la crisis;

3. Utilizar redes de mujeres a nivel comunitario para organizar respuestas a la crisis;

4. Alentar a las niñas a continuar aprendiendo durante y después de la crisis, y a apoyar a sus pares;

5. Alentar a hombres y mujeres a compartir el cuidado infantil y el trabajo doméstico en el hogar y la comunidad;

6. Denunciar la violencia doméstica y establecer entornos seguros para las mujeres víctimas de abuso.

Los planificadores de educación deben ser conscientes de la amenaza particular que los cierres de escuelas de coronavirus representan para niñas y mujeres, y asegurarse de que los planes para la continuidad del aprendizaje tengan esto en cuenta. La brecha digital de género debe superarse para que las niñas se beneficien de las soluciones de aprendizaje a distancia en línea; los horarios de estudio deben ser flexibles cuando sea posible para que el aprendizaje pueda realizarse en torno a las demandas domésticas que se hacen desproporcionadamente a las niñas y mujeres; y se deben tomar medidas específicas para garantizar que la mayor cantidad posible de estudiantes vuelvan a las escuelas cuando vuelvan a abrir.

 

"Un problema universal"

Ningún país puede darse el lujo de ignorar las dimensiones de género de los cierres de escuelas por COVID-19. Como dijo la Sra. Grant Lewis, "este es un problema universal. Todos los países deben considerar cómo esta crisis podría aumentar las desigualdades, y todos los países deben tomar medidas para abordarlas''. El impacto total de esta crisis no se conocerá por algún tiempo, pero es crucial asegurarse de que las niñas no pierdan su educación y su futuro.

 

El Día Internacional de la Niña

El 19 de diciembre de 2011, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Resolución 66/170  en la que declaraba el 11 de octubre como el Día Internacional de la Niña, con el objetivo de reconocer los derechos de las niñas y los problemas extraordinarios a los que las niñas se enfrentan en todo el mundo.

Si se les apoya con eficacia durante los años de adolescencia, tendrán el potencial para cambiar el mundo, tanto como las niñas que son hoy, como las trabajadoras, madres, empresarias, tutoras, jefas de familia y líderes políticos que serán mañana. Invertir en su potencial defiende sus derechos ahora y promete un futuro más equitativo y próspero, uno en el que la mitad de la humanidad sea un socio en condición de igualdad para la solución de los problemas del cambio climático, los conflictos políticos, el crecimiento económico, la prevención de enfermedades, y la sostenibilidad mundial.

 

*Con información de UNESCO

 

 Continúe leyendo

Data2X: sitio sobre COVID-19

Hombres, masculinidades y COVID-19: acciones, recursos y conexión en línea

ONU Mujeres: sitio sobre COVID-19

Informe de políticas de la ONU: las repercusiones de la COVID-19 en las mujeres y las niñas

Datos de ONU Mujeres: género y crisis

Guía para proteger los derechos de mujeres y niñas durante la pandemia de COVID-19

Fecha