IIPE-UNESCO Buenos Aires integrará la perspectiva de género en todos sus proyectos

El viernes 9 de marzo, la Oficina para América Latina del Instituto Internacional de Planeamiento de la Educación de la UNESCO (IIPE-UNESCO Buenos Aires) llevó a cabo un taller sobre estrategias para integrar una perspectiva de género a sus proyectos en las cuatro líneas de trabajo institucional: formación, investigación, difusión y cooperación técnica. Impartido por las especialistas en temas de género Mioko Saito (IIPE-UNESCO París) y Andrea Balzano (PNUD Argentina), el taller contó con la participación de 26 personas de los equipos técnicos de la Oficina..
 
El taller tuvo como propósito destacar la importancia de concebir al género como una de las posibles formas de discriminación que amenazan el derecho a la educación en América Latina, como lo son también la etnia y el perfil socioeconómico. Desde esta mirada, las herramientas utilizadas para reducir las inequidades de género también pueden ser aplicadas para reducir otras formas de discriminación. Consecuentemente, la integración de una perspectiva de género en el planeamiento educativo convierte las necesidades de niños y niñas en una dimensión integral del diseño, la implementación, el monitoreo y la evaluación de los proyectos, para evitar que la desigualdad se perpetúe.
 
En la última década de trabajo institucional, el Instituto ha consolidado su dedicación al tema de género a nivel global. En 2008 se mapeó y visibilizó su abordaje del tema. Después, en 2012 expandió su alcance por medio de una integración formal de esta perspectiva al plan de trabajo del Instituto. Desde 2014, la eliminación de las desigualdades de género en educación se convirtió en una de las Prioridades Temáticas del IIPE-UNESCO, al incluirse en las Estrategias de Medio Término novena y décima..
 
La eliminación de las desigualdades de género es una meta prioritaria en el campo educativo por dos razones. La primera es que la educación cumple un rol transformador para conseguir la igualdad de género, ya que la escuela constituye un espacio de socialización donde los estereotipos y la discriminación pueden ser perpetuados o erradicados.  La segunda es que la igualdad de género es una herramienta que habilita el cumplimiento del derecho a la educación para todas las personas, el cual abarca la igualdad de acceso, la utilización de métodos y prácticas no discriminatorios y la igualdad de logros de aprendizaje y oportunidades de vida.