La escuela pos pandemia debe explorar otros espacios además del aula, proponen especialistas
Webinar con Francesco Tonucci, organizado por el IIPE UNESCO, discutió la planificación para la vuelta a las clases presenciales
Francesco Tonucci, Gladys Kochen, Gilvania Ferreira Porto

Francesco Tonucci, Gladys Kochen, Gilvania Ferreira Porto

Para enfrentar la crisis educativa causada por la pandemia de COVID-19, los sistemas educativos han ampliado sus programas de educación a distancia, han creado alternativas a las poblaciones sin acceso a internet o incluso a la televisión o la radio, han formulado propuestas de apoyo psicoemocional a estudiantes y docentes y han intensificado la comunicación entre escuelas y familias. En el caso de América Latina, estas iniciativas fueron reunidas por el Instituto Internacional de Planificación Educativa de la UNESCO en un documento interactivo de sistematización, como parte de la respuesta a la crisis brindada por la UNESCO.


El nuevo desafío que enfrenta la comunidad educativa ahora es planificar para la reapertura de las escuelas. “Hoy nos encontramos en medio de una pandemia y hay que pensar en cómo transitarla, pero también y fundamentalmente hay que empezar a pensar cómo se sale de ella. Es necesario tomar conciencia de que no se puede improvisar, hay que gestionar y planificar. O planificamos o somos esclavos de la circunstancia, lo cual puede llevarnos a perder la posibilidad de elegir un futuro más justo para todas las personas”, dijo Gladys Kochen, Coordinadora de Formación de la Oficina para América Latina del IIPE UNESCO.

Para el psicopedagogo italiano Francesco Tonucci, esta planificación no pasa por preguntarse qué perdieron los estudiantes durante el período de cuarentena, sino qué ganaron. El creador del proyecto "La ciudad de los niños" pasó los últimos meses defendiendo su concepto de "la casa como laboratorio de experimentación", donde las tareas domésticas podrían asociarse con las asignaturas escolares. En esta "didáctica de emergencia", lavar la ropa, coser botones, cocinar, cuidar una planta, ver fotos familiares o escribir un diario reemplazarían la vieja tarea escolar. 

Ahora, el psicopedagogo va más allá y propone para la pos pandemia una reinvención de las escuelas. Junto a profesionales del IIPE UNESCO y Sesc Brasil, Tonucci participó el 24 de junio en un debate virtual al que asistieron más de 5 mil personas de toda América Latina, y defendió que las escuelas "tienen un tesoro por descubrir".

“En las encuestas que realizamos con los Consejos de Niños, casi todos los niños y niñas confían que han aprendido algo en este largo período de espera. Y no son juegos, son capacidades y competencias ”, dijo Tonucci. Para él, se debe explorar ese conocimiento dando autonomía y espacio a los niños, con clases multigrado fuera de los límites del aula.

Esto responde a que uno de los aprendizajes señalados por el psicopedagogo tiene que ver precisamente con la diversidad experimentada en el entorno doméstico.“La casa, por pobre que sea, siempre es un lugar complejo, porque tiene varios ambientes, cada uno especializado en algo. Solo en la escuela se puede imaginar que se pasan seis o ocho horas sentados en el mismo lugar haciendo de todo”, dijo. 

Una nueva escuela debería, por lo tanto, hacer un mejor uso de sus pasillos, patios y jardines, y así también encontrar soluciones para la distancia social que los niños y adolescentes deberán seguir manteniendo al regresar a las clases presenciales. En palabras del psicopedagogo, es necesario “renunciar a las aulas y pensar una escuela de talleres y laboratorios”. 

“Ahora estamos, en lo posible, bien en casa, pero confinados. No se puede regresar a la escuela y permanecer confinado dentro de un salón de clases. Necesitamos mirar el espacio externo, las áreas de ocupación que tienen las escuelas”, defiende Gilvania Ferreira Porto, asesora del Departamento Nacional de Sesc. 

Para que estos cambios se concreten, Tonucci argumenta que las autoridades educativas deben estar al lado de quienes defienden los cambios. Pero también se debe escuchar a los niños. “Los niños y las niñas tienen que estar en la mesa donde se toman decisiones y sentirse responsables. Estoy seguro de que es posible, porque los niños y las niñas ya están sintiendo muy fuerte la responsabilidad de este momento”.

Fecha