Webinar debate los desafíos actuales de la educación en Brasil
El IIPE llevó a cabo su primer evento en línea en portugués
Webinar IIPE

Cerca de 100 personas participaron en el primer webinar en idioma portugués promovido por el IIPE UNESCO Buenos Aires, Oficina para América Latina, el último 25 de julio. Bajo el tema “El Planeamiento de las políticas educativas en el marco de la Agenda 2030”, el evento en línea contó con la participación de Maria Rebeca Otero (UNESCO Brasil) y Camilla Croso (CLADE), y fue mediado por Henry Armas (Coordinador de Cooperación Técnica, IIPE UNESCO Buenos Aires).

Las expertas discutieron la relevancia política e institucional de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para América Latina y presentaron los principales desafíos para la implementación de la Agenda 2030 en Brasil, en especial los relacionados con las Políticas Docentes, las Políticas digitales y las Políticas de Evaluación, las tres áreas estudiadas en los Programas Virtuales de Formación del IIPE que se llevan a cabo desde el 17 de julio.

Según Rebeca Otero, Brasil ha logrado muchos avances en las últimas décadas, especialmente con relación al acceso a la educación, pero aún enfrenta problemas como una alta tasa de analfabetismo y una verdadera crisis de aprendizaje y calidad, evidenciada por el censo escolar nacional y otras evaluaciones realizadas en el país.

"Hace 20 años, Brasil no hablaba de educación. Hoy tenemos avances no solo en el acceso y las evaluaciones en educación, sino también en la ampliación del debate. Para tener una educación de calidad, la sociedad necesita saber y discutir qué es una educación de calidad."

Camilla Croso llamó la atención sobre dos cuestiones centrales: la reflexión sobre los temas de género, que según ella ha retrocedido en América Latina y, por lo tanto, debe tener su importancia reinstalada "dentro y desde los sistemas educativos", y la garantía de financiación para la educación.

"En este momento ocurre en Brasil un debate fundamental sobre el financiamiento y recientes cambios a la Constitución brasileña que congelan el presupuesto público", dijo. Según ella, el desenlace de la discusión sobre el Fondo de Educación Básica podría apuntar a la garantía o no de una financiación adecuada para la educación nacional.

Este fue también uno de los temas más mencionados en los cientos de comentarios en vivo que recibió el evento. Otras preocupaciones planteadas por los participantes fueron la brecha en la educación inicial y continua de los docentes, la apreciación de estos profesionales y la gestión escolar.

Rebeca Otero está de acuerdo en que es necesario reestructurar la formación docente inicial y promover una formación continua que sea transformadora y esté conectada con la experiencia del docente, lo que hoy incluye, por ejemplo, trabajar con migrantes y refugiados. Para ella, las políticas públicas también deberían centrarse en la inclusión digital, tanto de estudiantes como de docentes, y en la promoción de evaluaciones situadas, para comprender las fallas dentro de la institución educativa y poder abordarlas con agilidad. "Brasil aún no tiene sistemas de evaluación estandarizados que puedan apoyar rápidamente al docente", dijo.

Las expertas afirman que la Agenda 2030 y los ODS representan un avance en relación a la Educación para Todos y los Objetivos del Milenio. "La Agenda 2030 ve al estado como garante del derecho a la educación. En este sentido, la gratuidad, universalidad y no discriminación son elementos clave", afirmó Croso.

"El Plan Nacional de Educación de Brasil, si se lleva adelante, dialoga con el alcance de la Agenda 2030. Por eso es tan importante que Brasil responda al Plan y que se le garantice una financiación adecuada."

Para ella, la perspectiva de la educación como derecho fundamental supone "una educación pensante, cuestionadora, abierta a la imaginación y al pensamiento crítico" y los estados latinoamericanos deben preguntarse en qué medida su currículum y pedagogía apuntan a esto. Una de las metas más importantes del ODS 4 para lograr una educación transformadora sería el punto 4.7, que Otero considera desafiante para Brasil y Croso describe como una dimensión cualitativa importante.

Lograr esta y las demás metas depende, según Otero, del trabajo conjunto de todos los actores, "sociedad civil, empresas, academia, gobiernos y organismos internacionales", y el ODS 4 sustenta todos los demás objetivos de la Agenda.

Acceda al webinar completo en portugués

Conozca más sobre los Programas Virtuales de Formación

Fecha